Pardia muy divertida de Super Mario Bross en la que Mario y Luigi salvan a la princesa del malo, la sueltan de su cautiverio y cuando está liberada le piden su recompensa, la princesa de buen agrado le concede sus deseos y de paso se da gusto al cuerpo después de tanto tiempo secuestrada y privada de los placeres. Entre los tres protagonizan una follada épica en los escenarios de Super Mario vestidos con unos disfraces muy logrados que no se sacan en ningún momento.