Entre parejas estables o pasajeras lo cierto es que el sexo anal, lejos de ser algo raro e innovador, coge cada vez mayor peso en las relaciones sexuales.
¿Por qué les resulta tan atractivo usar este orificio?:
Lejos de querer parecer retrogrados o machistas lo cierto es que para los hombres es una mezcla de poder, de control, de fuerza bruta, les gusta sentirse el “macho alfa” y el pensar en tener a una mujer bajo su dominio les excita y si haciéndolo ella también disfruta se sienten los amos del mundo.
Siendo igualmente apetecible para la mujer es casi lo contrario, significando para ella confianza y entrega, poniendo esa parte de su cuerpo a la entera disposición de su compañero, es una sumisión que erotiza a la mujer que puesta a cuatro patas expone una de las partes del cuerpo femenino que más gusta a un hombre: el culo.
La excitación de ambas partes está asegurada a sabiendas de que ellos verán sus grandes y turgentes culos que tanto les ponen la polla dura y ellas cuidan que sus culos bien en pompa les alegren la vista.
Nada que decir del placer de penetrar un orificio que siendo de salida ellos quieren explorar, con la morbosa idea de ser algo prohibido y pecaminoso, resulta como un juguete nuevo que los vuelve locos, además siendo una parte tan musculada, angosta y estrecha, para ellos, esa fricción consigue mayor roce que la que se consigue con la penetración vaginal y es la excitación total. Podemos resumir diciendo que si el sexo vaginal es fabuloso el sexo anal los lleva al éxtasis. Atrévete a disfrutar¡.